Inicio Región Mariposa dice adiós.

Mariposa dice adiós.

Compartir

Olivia Tirado Nievez.

 

Ocampo, Michoacán.- Este domingo cerrará sus puertas  El Rosario, que es ‘El santuario de la mariposa monarca,  más grande del mundo’, pues termina la temporada 2018-2019 con una afluencia de 170,000 turistas que visitaron el hábitat de 125 millones de lepidópteros (41 por ciento más que el ciclo pasado). Las mariposas poco a poco empiezan a migrar, para dar vida a nuevas crías, y,  con el tiempo, nacerá –de nuevo- la generación Matusalén, que es la que, en el siguiente ciclo, visitará los bosques michoacanos y mexiquenses.

Generación Matusalén

‘Las mariposas adultas reproductivas viven de cuatro a cinco semanas. Sin embargo, una de las maravillas de la mariposa Monarca es la “generación Matusalén”. Cuando se acerca el otoño en Canadá y Estados Unidos, nace una generación especial que no es igual a la de sus ancestros. A diferencia de sus padres, abuelos, bisabuelos y tatarabuelos, que tuvieron vidas efímeras de unas semanas o hasta un mes, las mariposas migratorias vivirán hasta siete u ocho meses. Esto significa que si nosotros viviéramos un promedio de 75 años, nuestros hijos vivirían 525 años.

‘Esta generación realiza el increíble viaje desde Canadá y Estados Unidos hasta México y de regreso. Resulta también sorprendente que las mariposas que vuelan a México nunca antes han estado aquí. Se piensa que durante su viaje se orientan por la posición del Sol’, (fuente WWF).

Abierto hasta el domingo 31

Será hasta este domingo que El Rosario tendrá sus puertas abiertas, para que las personas acudan a ver a las mariposas, que ya está disminuidas, porque la mayoría ya emprendieron el vuelo de regreso. Sin embargo, las que quedan, las personas las podrán ver –volando- a plenitud, pues los días están soleados.

Cabe destacar que el 90 por ciento de los visitantes, fueron mexicanos, especialmente de Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Veracruz, Puebla, Ciudad de México, Estado de México y mismo Michoacán. Los extranjeros vinieron, en su mayoría de Estados Unidos y Canadá; pero también han llegado de Japón, China, España, Italia, incluso, en años pasados de países lejanos como India o Argentina.

El espectáculo que muestra la mariposa, ha cautivado a sus visitantes, especialmente cuando el día está soleado, pues  vuelan, bajan a tomar agua, se posan en la cara y los cuerpos de los visitantes. Muchas veces se ve el cielo teñido de anaranjado y el suelo que forma ríos de mariposas.

Cuando el día está nublado, las mariposas se apilan en las copas de los oyameles, lo que también cautiva a sus visitantes, por lo que, tanto en un día nublado como en un día soleado, el lepidóptero  cautiva a quienes van a verlo.